Reiserta condena y reprueba la falta de transparencia en el proceso de votación, en torno a la designación en el Senado de la República de Rosario Piedra Ibarra como titular de la CNDH

México, CDMX, miércoles 13 de noviembre, 2019. Reiserta condena y reprueba la falta de transparencia en el proceso de votación, en torno a la designación en el Senado de la República de Rosario Piedra Ibarra como titular de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH). Nos pronunciamos por los procesos democráticos, realizados conforme a derecho y el respeto al carácter autónomo de la CNDH. Reprobamos que en un recinto cuya finalidad es el ejercicio y salvaguarda de la democracia, se den procesos opacos e imposiciones inflexibles de esta naturaleza, aún más, tratándose de un nombramiento coyuntural y esencial en el rumbo de la defensa de los derechos humanos en un país como el nuestro. México, un país con casi 30,000 homicidios en lo que va de 2019, más de 40, 000 personas desaparecidas; 11,304 denuncias sobre tratos crueles, inhumanos y degradantes; cerca de 2000 denuncias por tortura (INEGI 2018), 460,000 migrantes que buscan llegar a los Estados Unidos (INM, 2019); al menos 11, 491 personas víctimas de desplazamiento forzado (CMDPDH, 2018). Estas cifras son el reflejo de una realidad, la realidad de que en nuestro país persiste una violación sistemática de derechos humanos que lastiman profundamente a los grupos más vulnerables, pero que afecta a todos por igual. La ONU define a los derechos humanos como aquellos derechos inherentes a todos los seres humanos, sin distinción alguna de raza, sexo, nacionalidad, origen étnico, lengua, religión o cualquier otra condición. Entre los derechos humanos se incluyen el derecho a la vida y a la libertad; a no estar sometido ni a esclavitud ni a torturas; a la libertad de opinión y de expresión; a la educación y al trabajo, entre otros muchos. Estos derechos corresponden a todas las personas, sin discriminación alguna, por el solo hecho de ser humanos. A lo largo de la historia, la humanidad ha emprendido fuertes batallas y ha gestado importantes movimientos sociales (no en pocas ocasiones bañados de sangre), en aras de luchar por el pleno ejercicio y la defensa de estos derechos, que con el paso del tiempo han ido evolucionando y generando visiones más complejas de lo que implica su ejercicio, garantía y defensa. Así, han surgido instituciones como la del Ombudsperson, que en su sentido más general se entiende como el «defensor del pueblo», el defensor ante los actos de las autoridades y del poder público que vulnere la dignidad y los derechos humanos. En México, esta función recae, a nivel federal en la Comisión Nacional de Derechos de Humanos y, a nivel local, en las Comisiones Estatales de Derechos Humanos. De 2009 a 2019, la CNDH ha registrado 235,512 quejas sobre violaciones a derechos humanos (CNDH, mayo 2019), esto significa que su función no es asunto menor y que al contar con autonomía constitucional, genera la confianza en las personas de que sus recomendaciones y determinaciones son dictadas de manera imparcial y sin ningún tipo de inclinación política, lo que legitima su función.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *