Por incompetencia, funcionarios no adquirieron vacunas necesarias : Moreno Brizuela

·         Se compró la misma vacuna que el año anterior ya había probado su inefectividad y de manera irregular fue introducida al país bajo un registro sanitario propiedad de una empresa inhabilitada.

·         En algunos Centros de Salud se reportaron niños con desmayos, diaforesis (excesiva sudoración), taquicardia y pérdida de control de los esfínteres posterior a su aplicación.

·         Existen riesgos epidémicos de sarampión, rubéola, paperas, graves irregularidades administrativas y probable quebranto patrimonial

 Ante el hecho de que se haya realizado una transacción fraudulenta en agravio de la salud de  miles de personas, es necesario que las autoridades correspondientes realicen una investigación a fondo para conocer si hay responsabilidades y en su caso, sancionar conforme a la ley a los responsables, afirmó el Dr.  Elias Miguel Moreno Brizuela, presidente nacional del Frente por la Cuarta Transformación

 Explicó que es un secreto a voces la gran incompetencia mostrada en el proceso de adquisición de medicamentos y en especial en el de Vacunas que es comandado por la Oficial Mayor de Hacienda, Lic. Buenrostro y el Subsecretario de Prevención, Dr. López Gatell.

 En febrero diversos laboratorios productores de Vacunas, se les acercaron para de conocer necesidades y demandas del país y  satisfacer esas necesidades, sin embargo, de manera arrogante y soberbia, se les señaló que las adquisiciones se harían vía la Organización Panamericana de la Salud, pero tampoco hicieron las compras

Fue hasta agosto que buscaron a dichos proveedores, pero los biológicos de las empresas trasnacionales ya habían sido adquiridos por otros países, trayendo como consecuencia el desabasto en varias de las vacunas que forman parte del esquema nacional de vacunación.

Un ejemplo claro de dicha incompetencia, lo es el caso de la adquisición de la vacuna triple viral que protege a las niñas y niños contra sarampión, rubeola y paperas.

 A finales del 2018, el pedido de dicha vacuna a Laboratorios Imperial, fue suspendido debido a que dicho biológico, al someterse a los análisis de potencia que realiza la Cofepris para todo este tipo de biológicos, demostró que no contaba con la calidad suficiente y por ende los contratos fueron cancelados y la empresa fue denunciada ante la Secretaría de la Función Pública, quien procedió a la suspensión de dicha empresa.

Ante la presencia de casos de Sarampión en el país, se procedió en el mes de febrero a la adquisición urgente de casi 40 mil dosis que existían en el mercado nacional al mismo laboratorio que de manera previa se le había negado la compra.

En el mes de agosto, diversos medios dieron cuenta de la compra atrasada de las vacunas en el país, sin embargo, el Subsecretario López Gatell señaló que los biológicos estarían disponibles en el mes de octubre para cumplir con la Semana Nacional de Salud y que era normal la adquisición tardía de los biológicos.

Debido a que las vacunas no llegaron y por primera vez desde hace 25 años, la Semana Nacional de Salud fue suspendida y en su caso en el mes de noviembre se llevó a cabo una denominada Jornada Nacional de Salud, donde la propia publicidad gubernamental señalaba solo acciones de detección de enfermedades y no se promovió la vacunación lo que daba cuenta de que las Vacunas no habían llegado tal y como el Subsecretario se había comprometido públicamente, a pesar de que el mismo sabía que no iban a estar para dichas fechas.

En el caso de la triple viral, el pasado 4 de diciembre diversos medios nacionales dieron constancia de que diversos lotes de las vacunas fueron asegurados y solicitaron a las Secretarías estatales de Salud la devolución de los mismos, al percatarse de reacciones adversas en diversos niñas y niños en los que fueron aplicados,

Es de resaltar que los biológicos fueron liberados sin mediar los estudios correspondientes de calidad y potencia por la Cofepris, en virtud de las presiones que el Subsecretario López Gatell ejerció sobre la Cofepris para que mediara un proceso simplificado, poniendo en riesgo la salud de las niñas y niños.

La Cofepris ya ha determinado que en el caso de la triple viral la cobertura ante los virus que dice proteger es por debajo de los requerimientos establecidos en el proceso de compra.

Cabe señalar que la Vacuna adquirida fue comprada al Laboratorio Serum de la India y entró al país bajo el mismo registro sanitario que poseía Laboratorios Imperiales: SR INDIA SII Imperiales, y SRP INDIA SII Imperiales.

 Es decir, compraron la misma vacuna que el año anterior ya había probado su inefectividad y de manera aun mas irregular fue introducida al país bajo un registro sanitario propiedad de una empresa inhabilitada.

De acuerdo con información recopilada en algunos centros de salud, se tienen reportes de niños que presentaron desmayos, diaforesis (excesiva sudoración), taquicardia y pérdida de control de los esfínteres posterior a su aplicación.

 Hasta el momento, no se sabe que la Secretaría de la Función Pública ya haya abierto las investigaciones correspondientes, sobre todo porque se pone en riesgo la salud de los niños menores de 6 años y es claro que existe un quebranto patrimonial cuando la Secretaría de Salud se gastó casi 400 millones de pesos en comprar un biológico que no cumple con las características que las especificaciones técnicas solicitaban. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *