Buen estado de ánimo protege contra la depresión, ansiedad y enfermedades cardiovasculares: IMSS

  • Dietas saludables que fortalecen el corazón, aquellas que contienen vegetales para impedir la absorción de grasas malas

El amor es un estado de ánimo que protege contra la depresión, ansiedad y enfermedades cardiovasculares, debido al bienestar físico y emocional que provoca el ser correspondido afirmó el director del Hospital General Regional No. 72 Instituto Mexicano del Seguro Social (MSS) en el Estado de México, Ramón Sánchez Tamayo.

Señaló la necesidad de una revisión periódica de corazón para los hombres, después de los 35 años de edad y para las mujeres después de la menopausia, ya que cuando pierden las hormonas corren igual riesgo que los varones de presentar una enfermedad isquémica coronaria.

Aseguró que para tener un corazón sano, es imperativo tener un buen estado de ánimo, por lo que ser optimistas contribuye a protegernos, incluso de un infarto. “El amor puede fomentar este optimismo definitivamente, porque todo abona, y rodearnos de cariño incide directamente en la salud en general”.

La Delegación Regional Estado de México del IMSS, a través del programa PrevenIMSS, cuida la salud de los derechohabientes, al detectar en fases iniciales la obesidad, hipertensión arterial o diabetes mellitus.

El doctor Ramón Sánchez Tamayo indicó que dichos padecimientos condicionan cambios a nivel vascular, los cuales de manera secundaria trascienden a nivel del corazón, y esto a la larga se traduce en problemas que pudieran condicionar muerte o muerte súbita.

Comentó que hay dietas saludables que fortalecen el corazón, sobre todo aquellas que contienen vegetales para impedir la absorción de grasas malas, y que incluyen grasas buenas, como el aceite de olivo y derivados de pescados que contienen ácidos grasos (omega tres) que son protectores para el corazón.

Una forma para considerar que la persona empieza a tener alteraciones de la función cardíaca es la fatiga. Refiere que un bebé tiene entre 140 y 160 latidos por minuto, mientras que un adulto posee un promedio de 60 a 100 latidos por minuto.

Aseguró que aquellas personas que fuman, llevan una dieta no saludable y están en constante estrés, condicionarían de manera progresivas estragos para el corazón. Por ello es recomendable dejar el hábito del cigarro, llevar una dieta balanceada y hacer ejercicio.