Alerta PRD a gobierno de AMLO, de un nuevo conflicto con Trump

·         El tema del agua en la frontera con México no debe ser usado como instrumento para la campaña electoral de Donald Trump, advierte

·         El 24 de octubre próximo, vence el plazo para que México cumpla con el “Acta 234” de 1944 y entregue a los Estados Unidos la cuota pactada; pero productores de Chihuahua piden apoyo a diputados federales para encontrar una solución. Temen quedar sin recurso para sus cultivos de este 2020

·         Propone GPPRD a Gobierno Federal, implementar políticas públicas, programas especiales, buscar un acuerdo negociado de carácter coyuntural e inmediato entre Chihuahua, Tamaulipas y Nuevo León; que se revisen las concesiones, y se investigue el robo de agua

El Grupo Parlamentario del Partido de la Revolución Democrática (GPPRD) en la Cámara de Diputados, a través de Antonio Ortega Martínez, llamó a resolver con urgencia la problemática que se vive en el norte de la República por el tema del agua y que pone en riesgo el pago que México debe hacer a los Estados Unidos mediante el Tratado Internacional de Aguas celebrado en 1944.

También conocido como el “Acta 234” este compromiso establece que México debe asignar a la Unión Americana (como mínimo) 431.7 hm3 anuales de los afluentes del Río Bravo; en tanto que los EUA asignan a nuestro país un máximo de 2 mil 097 hm3 anuales de los afluentes del Río Colorado.

Sin embargo, desde finales del año pasado, por causa de la sequía, hay un conflicto con productores del Distrito de Riego 005 situado en Chihuahua ante la decisión de la autoridad de abrir la presa “La Boquilla”. Ellos acusan que –además de que ésta no entra en el Tratado con EUA- se pretende entregar mil millones de metros cúbicos de agua a Nuevo León y Tamaulipas, con el riesgo de poner en peligro sus cultivos de este año.

El tema fue tratado hoy como parte de una reunión de trabajo convocada por la Comisión de Recursos Hidráulicos de este recinto legislativo, a fin de analizar la problemática de “La Boquilla”. Y, en este marco, Ortega Martínez dejó en claro que el Tratado debe ser cumplido. “No hay manera de eludirlo”, recalcó.

“¿Saben ustedes cuándo son las elecciones en Estados Unidos? El 3 de noviembre de este año ¿Quién, en su sano juicio, puede dar a Trump un elemento de campaña para poner en juego un estado de la importancia de Texas (por ejemplo) con el argumento de que México no está cumpliendo? ¿Saben qué va a decir Trump cuando alguien cuya autoridad sea en especial vinculatoria y le diga: ‘Nosotros tampoco vamos a entregar’?”, cuestionó el legislador.

“¡N´hombre! ¡Trump, inmediatamente, como hizo con el jitomate, la fructuosa, el acero, con los migrantes, con el fentanilo (droga empleada para atender el cáncer). ¡Va inmediatamente a utilizar el tema del agua en la frontera y convertirlo en instrumento de campaña electoral! ¿quién lo va a dudar? ¿quién en su sano juicio lo duda?”, replicó.

Y, añadió, ¿con quién están simpatías del gobierno mexicano en la contienda del otro lado? Todos tenemos claro que el Presidente López Obrador tiene sus simpatías con Donald Trump ¿y va a dejar que utilice el tema del agua y del Tratado como un elemento de campaña? ¿Le va a poner en “charola de plata” el tema para que lo utilice como discurso en campaña?, inquirió.

Antonio Ortega Martínez dejó en claro que no hay condiciones para modificar este tratado Internacional (cuya definición llevó 90 años). Más aun, cuando dicho convenio es más benéfico para nuestro país. “Tiene una vigencia indefinida, son acuerdos firmados por ambas partes, son vinculatorios y, por lo tanto, nos obliga a cumplir”, puntualizó.

Creo que lo mejor para todos -concretó el perredista- es sentarse, buscar un acuerdo negociado de carácter coyuntural, de inmediato, y revisar el largo plazo. Ningún acuerdo donde los productores de Chihuahua salgan perjudicados, que se revisen las concesiones, y quienes roban el agua, no la pagan.

El gobierno, concluyó Ortega Martínez, debería estar tomando medidas para compensar con políticas públicas, con programas especiales. Es una situación de urgencia; pero aquí el gobierno es el que tiene que responder”, recalcó al tiempo de lamentar que, en este tema, la Comisión Nacional del Agua siga ausente.