¿PRI o RIP?

Miguel Ángel Sosa
@Mik3_Sosa

Hubo una vez en la que el partido político más viejo de México tuvo ágiles y poderosos alfiles en las cámaras de diputados y senadores. No ha pasado tanto tiempo de aquello y sin embargo, no son pocos los priístas que extrañan como nunca los apellidos Beltrones y Gamboa.

Épicas fueron las sesiones que comandó y controló desde su curul el sonorense Manlio Fabio Beltrones. Incluso había quien decía que el micrófono de ese asiento ubicado junto al pasillo central era más potente que el que está en lo alto y al frente del recinto de San Lázaro.

A la vuelta de página, el tricolor vive momentos de amargura. René Juárez, quien se sabe que es el coordinador del PRI porque así lo dice el sitio web de la cámara de diputados, se ahoga acomodado en los últimos resquicios del jurásico partido que surgió con la revolución.

En la cámara alta las cosas no son tan diferentes. El trono que por años perteneció a Emilio Gamboa está vacío. El hoy coordinador parlamentario del partido de Enrique Peña elude sus apariciones en medios, escabulléndose en los pasillos y de preferencia en la sombra.

Del poderoso secretario de gobernación Miguel Ángel Osorio Chong hoy sólo queda el testigo de sus votaciones en el tablero al compás de MORENA. El argumento de los priístas es que no pueden imponer agenda porque no tienen votos. Lo cierto es que no han querido alzar la voz.

El desgaste de la marca hace agua en el partido que festeja 91 años de existencia. Y es que sus propios gobernadores, con tal de no perder espacios de poder, están buscando incrustar a sus candidatos en MORENA.

Para muestra está el caso de Canek Vázquez, ex diputado local priísta y hombre fuerte de Manlio Fabio. Que sin más ni más, cuenta con el apoyo del gobernador Omar Fayad y podría ser el abanderado de MORENA a la presidencia municipal de Pachuca, Hidalgo.

Mientras tanto en el cuartel central del PRI, Alito Moreno sueña con la resurreción del tricolor. Apuesta a una campaña de aire dirigida a los próximos votantes jóvenes. “Échenle la culpa al PRI”, dice su eslogan… ¡en eso estamos de acuerdo, contestan los mexicanos!