El tribunal supremo español y la presidencia de la Generalitat

Hoy (para el lector), jueves 17, el president de la Generalitat asistirá a la vista en el tribunal supremo, donde se resolverá el recurso contra la condena por desobediencia, dictada por el tribunal superior de justicia de Catalunya.

Si el supremo ratifica la sentencia de inhabilitación durante un año y medio, comportaría su cese automático.

En su momento, Quim Torra admitió que había desobedecido en retirar la pancarta por la libertad de los presos, y después, por la libertad de expresión, fue precisamente, por defender ese derecho de expresión.

En los delitos comunes, a una persona se le puede sancionar por robar, por matar, por estafar, por ir a mayor velocidad; pero, en este caso, el hecho es no haber obedecido a la junta electoral, que exige la neutralidad oficial durante la campaña.

Pero, como muchos juristas consideran, la administración electoral tiene sus funciones limitadas prácticamente al censo. Y la estructura piramidal, teniendo en la cúpula a la junta electoral central, compuesta por 8 magistrados del tribunal supremo, designados por insaculación, y 5 vocales catedráticos de derecho o ciencias sociales, propuestos por los partidos.

Es decir, una composición dominada y controlada por el tribunal supremo, que ya sabemos qué ideología muestran sus actuaciones; y una buena prueba de esto, es la reticencia del PP para acordar la sustitución de los máximos representantes de la jurisprudencia, para preservar las cuotas de poder de antaño. Y siendo esto así, cómo se puede intentar demostrar o querer demostrar que el poder judicial es independiente del ejecutivo.

Ante esta situación, vemos que a Quim Torra se le acusa por desobediencia, por no quitar a tiempo la mencionada pancarta.

Algunos partidos, como el PP, Ciudadanos y el PSC, socialistas catalanes, quieren unas instituciones públicas neutras, prescindiendo del color político que gobierne, por haber ganado las elecciones. Y esa pretendida neutralidad, la quieren en todo momento, no sólo durante las campañas electorales. Y pasan por alto que hay mensajes transversales, como la de los colores del arco iris por los gais, lesbianas, transgénero, etc.; y la pancarta de la libertad de los presos políticos, también es transversal. No se trata de una pancarta pidiendo el voto para un partido concreto, por mucho que los detractores quieren hacerlo ver.

Y esa pancarta muchos la consideramos una muestra de DIGNIDAD, y por no olvidar a los presos y exiliados políticos, muchos llevamos un detalle amarillo, el que sea, pero que se vea.

Pero ya sabemos que en la política todo vale. Ayer, en el Parlament de Catalunya, en el debate general, en el que el president Quim Torra se basó, de forma casi monotemática, a la pandemia en sus diferentes vertientes, sanitaria, económica, educativa, etc., pues, como respuesta, tanto Miquel Iceta como Jéssica Albiach, representantes de los socialistas y de los comunes, hicieron una alarde de demagogia, crítica contra la ideología independentista, a la que consideran que Torra se ha dedicado íntegramente, olvidándose de los temas que realmente interesan a los ciudadanos, y acusándole de haber dividido a la sociedad, y de no haber hecho nada para recuperar la unidad.

Obviamente, ambos partidos citados, defienden el gobierno de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, y, para ellos, todo vale, si es para dar leña al mono independentista.

Ayer nos enteramos, por haberlo comentado el ex president Artur Mas, que días antes de hacerse pública la sentencia contra nuestros presos políticos y sociales, Pedro Sánchez convocó en secreto a Artur Mas, a la Moncloa, para saber la posible respuesta ciudadana ante una también posible dura sentencia.

Está claro que un gobernante se ha de informar, pero teniendo el delegado del gobierno, el mando de las fuerzas armadas, el CNI (centro nacional de ‘inteligencia’), los medios de comunicación y, a los representantes de su propio partido en el territorio, es decir, teniendo a Miquel Iceta, ya debería ser más que suficiente; por lo que la citada entrevista, a escondidas, no me parece nada adecuada, por mucho que Artur Mas diga que siempre ha estado dispuesto al diálogo, y que su comentario el de aconsejar a Sánchez que buscase puntos de acuerdo, no de división, a lo que, según Mas, Sánchez no respondió.

Yo creo que como el refrán de la mujer del César (‘la mujer del César no solo debe serlo, sino también parecerlo’), atribuido a Julio César, los gestos y los detalles también tienen un gran interés. Y Sánchez y Mas lo sabían, por eso mantuvieron en secreto esa reunión.

Yo creo que el ex president Mas se equivocó asistiendo, hubiera podido mantener una conversación telefónica, cumpliendo, de ese modo, con su predisposición al diálogo, pero ir a la Moncloa, en secreto, es otra cosa.

Lo importante, tanto en el cargo, como después, es mantener la dignidad por el cargo, y eso exige superar cualquier tipo de narcisismo. Y cuando hechos así son repetitivos, como ya pasó en el año 2006, siendo president de la Generalitat Pasqual Maragall, también se produjo una reunión similar entre el presidente J. L. Rodríguez Zapatero y el líder de la oposición en el parlament catalán, Artur Mas, para ‘limar’ exigencias del Estatut en trámite.

Y por parte del estado español, como en la política en general, y casi en todos los órdenes de la vida, siempre se aprovechan / aprovechamos las debilidades ajenas; y en este caso, para no ser menos, potencian el ‘divide y vencerás’.

Eso sí, cuando les interesa y conviene esconder sus propias vergüenzas, como, por ejemplo, la opinión que la ciudadanía tiene de la monarquía, pues eliminan la pregunta del CIS, y punto; así, ya llevamos años sin esa pregunta. Por lo visto, no debe ser importante. Y Pedro Sánchez, de este modo, ‘roba’ a la ciudadanía la posibilidad de expresarse al respecto. Y ese es el gobierno más progresista, como se autodenominan. DE PENA Y DE PURA VERGÜENZA.   

Muchos sabemos que Quim Torra no ha cometido ningún delito, lo que hizo es defender el derecho fundamental de la libertad de expresión; pero muchos otros, consideran que sí, que cometió el delito de imparcialidad. Y ERC insiste en que es preferible convocar elecciones, antes de que deban efectuarse por el mero cumplimiento de los reglamentos, si el president es inhabilitado.

Esa exigencia, además de egocéntrica, presupone ya una condena efectiva.

Yo creo que el argumento de ERC de que sólo el parlament quita y pone presidentes en Catalunya, y que no debemos dejar que esa decisión la tome el tribunal supremo; es un argumento de sometimiento. A mi modo de ver, incluso es preferible que, llegado el caso, sea el poder judicial el que destituya a otro president, que cada uno cargue con sus hechos, y con el tiempo, la justicia europea ya dirá.

Pero sabemos que al poder español su mala imagen les importa poco, pues ayer mismo ’Naciones Unidas vuelve a señalar a España por los presos políticos: el informe anual del Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria constata la no implementación de las recomendaciones formuladas en 2019, en el que se reclamaba la liberación inmediata de todos los detenidos políticos y sociales’ (ANC, 16/9).

Y no se trata de simbolismos, de un lado ni de otro; y, como dijo Carles Puigdemont, es el momento de la confrontación democrática inteligente, ese es el único camino, ya que el estado español nunca cederá en nada, ya lo vemos.

Por lo tanto, es el momento de nuestra responsabilidad.

El siguiente cuento sufí, muy ilustrativo de cara a la educación, también nos lo podemos aplicar nosotros, los independentistas catalanes,

“Fruta masticada, cuento Sufí sobre el aprendizaje:

Cierto maestro sufí contaba siempre una parábola al finalizar cada clase, pero los alumnos no siempre entendían por completo su sentido.

Maestro, le dijo en tono desafiante uno de ellos una tarde, tú siempre que nos hablas nos cuentas los cuentos, pero no nos explicas nunca su significado más profundo.

Pido perdón por haber realizado estas acciones que dices, se disculpó el maestro, permíteme que en señal de reparación te convide con un rico durazno.

Gracias, maestro.

Quisiera, para agradecerte como verdaderamente te mereces, pelarte tu durazno yo mismo, ¿me permites?

Sí, muchas gracias, se sorprendió el alumno, halagado por el gentil ofrecimiento que recibía del maestro.

¿Te gustaría, mi querido alumno que, ya que tengo en mi mano el cuchillo, te lo corte en trozos para que te sea más cómodo a la hora de ingerirlo?

Me encantaría, pero no quisiera abusar de tu hospitalidad, maestro.

No es un abuso su yo te lo ofrezco. Sólo deseo complacerte en todo lo que buenamente está en mi mano. Permíteme que también te lo mastique antes de dártelo.

¡Nooo, maestro, no me gustaría que hicieras eso!, se quejó sorprendido a la vez que contrariado el discípulo.

El maestro hizo una pausa reflexiva al tiempo que interiorizaba y dijo: si yo les explicara el sentido de cada cuento a mis alumnos, sería como darles a comer fruta masticada”.

(Contarcuentos.com)

Pues bien, los independentistas no podemos esperar que nuestros líderes, por importantes y necesarios que sean, nos den las soluciones masticadas, somos adultos, y debemos hacer oír nuestras voces, como muchos hacemos en diferentes puntos del país, y, de cara al próximo 1 de octubre, deberemos recordar, de forma más potente, la injusticia. Y, del mismo modo, si inhabilitan al presiden Quim Torra, también deberemos manifestar nuestro desacuerdo y nuestro agravio. Y todo esto como siempre hacemos, de forma democrática.

Ya ha pasado el tiempo de simbolismos, la confrontación es inevitable, nuestros presos y exiliados ya llevan prácticamente tres años encarcelados o exiliados. No podemos asumir que sigan más tiempo. Ni tampoco debemos asumir lo que comentó Carles Puigdemont, hace un par de días en una entrevista, es decir, que él ya tenía asumido que no podría volver nunca más a su tierra, a Girona.

Es muy humano ese sentimiento, pero nosotros no debemos asumirlo, no debemos darlo ya como un hecho pasado, NO, debemos seguir actuando y potenciando nuestra voz.

¡ÁNIMOS, PRESIDENT TORRA!, no le fallaremos.

Amadeo Palliser Cifuentes

amadeopalliser@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *